El tepache es una de las bebidas fermentadas más consumidas en México. Originalmente se hacía con maíz, o tepiatl en náhuatl, de donde proviene su nombre. Hoy en día la versión más conocida es la que se hace a base de piña y azúcar.

Aunque es una bebida fermentada, su contenido alcohólico es muy bajo, es menos del 1% de alcohol por volumen. Su sabor es dulce y agradable, como suele colocarse en vitroleros llenos de hielo, también es una bebida muy refrescante. Sin duda es una de mis bebidas favoritas para el calor.

Hace algunos meses me topé con una receta para hacerlo, por lo que hace algunas semanas dediqué un tiempo para hacer la primera versión de tepache casero. Éstos son los ingredientes:

Tepache

  • 1 piña entera madura (alrededor de 1 ½ kg.)
  • 12 tazas (3 lt.) de agua
  • 600 grs. de piloncillo o azúcar morena
  • 1 ramita de canela de unos 8 cm.
  • 3 clavos de olor

La primera instrucción de la receta es lavar la piña, quitarle la corona y cortarla en trozos grandes con todo y cáscara, lo cual puede hacer realmente cualquier persona:

Lo que sí es complicado es partir el piloncillo en pequeños trozos para que se disuelva en el agua más fácilmente:

La siguiente instrucción es colocar todos los ingredientes en un recipiente grande con dos litros de agua. Como la mayor preocupación era que mi departamento no acabara oliendo a tepache durante unos cuantos años, decidí utilizar un envase de 10 litros de agua. El primer ingrediente en entrar fue el piloncillo:

El segundo ingrediente en unirse a la mezcla fue la piña:

Por último se agrega la canela y los clavos:

La siguiente instrucción es tapar y dejar reposar 48 horas en un lugar caliente. Por ese motivo cerré el contenedor y lo puse en el cuarto de lavado junto al boiler.

 

A las 12 horas el recipiente se veía así:

Así se veía a las 18 horas:

A las 36 horas ya era notorio el estado de fermentación en que se encontraba la piña:

48 horas después hay que colar en contenido del recipiente y eliminar toda la piña:

Una vez colado hay que agregar 1 litro de agua al tepache, lo cual causa que se vea así:

La mezcla se deja reposar 12 horas más, durante las cuales todavía hay muestras de fermentación:

Finalmente, se cuela una última vez, se le agrega hielo y está listo para servirse:

Al final, el tepache no adquirió un color tan obscuro como el resto de los tepaches que he probado, sin embargo, su sabor sí era bueno. En las palabras del conocedor @El_Chulander : “Sabe como a jugo de piña, pero pasadito”.

Este ha sido apenas el primer intento de hacer alcohol casero, en cuanto tenga el equipo suficiente habrá más recetas y variedades, y por supuesto entradas para compartir con ustedes.

5.326 Views
loading...