¿Por qué si tengo un tatuaje no puedo donar sangre?

En muchas partes del mundo los tatuajes forman una parte fundamental de la sociedad, por ejemplo en algunas islas de la Polinesia Francesa se hacen como ritos de iniciación, en algunas culturas africanas cuentan historias de batallas y en Filipinas se cree que protegen a los tatuados de malos espíritus.

De forma opuesta, en  otras regiones del mundo tienen una connotación negativa, gran parte de las religiones los prohíbe, mientras que en países como Japón o Rusia se relacionan directamente con las mafias que los aquejan. En la cultura occidental no fueron bien vistos durante algunos años y se dudaba de la persona que los portara.

La mala fama de los tatuajes se remonta a hace varias décadas en donde los tatuajes se hacían en lugares de dudosa reputación y/o la cárcel. Con el tiempo y la globalización, se fueron popularizando entre la gente y en la actualidad son una forma común de decoración corporal, sin embargo, incluso hoy en día algunos hospitales se rehúsan a recibir sangre de una persona tatuada. ¿Por qué?

A lo largo de la historia la forma en la que se hacen los tatuajes ha cambiado, originalmente se hacían como resultado de un trauma hacia el cuerpo el cual podía ir desde golpes hasta mutilación. Aunque esto se sigue practicando en algunas partes del mundo asumiré que la persona que los porta ni pensaría en donar sangre, por lo que no entraré en mucho detalle en ésta técnica.

Actualmente, los tatuajes se hacen inyectando tinta indeleble en la dermis, la capa intermedia de la piel. En el momento en que el pigmento entra a la piel el sistema inmunológico encapsula las partículas de pintura lo cual permite que se quede ahí por un buen rato. Las máquinas de tatuar actuales tienen una o varias agujas las cuales penetran la piel entre 80 y 150 veces cada segundo, depositando pequeñas porciones de pintura cada vez que lo hacen. Y justo en ésta acción es que radica el riesgo para donar sangre.

El riesgo principal en una persona que tiene un tatuaje es que el equipo con que se le hizo no se haya esterilizado de forma correcta, pudiendo contagiarlo de Hepatitis. Aunque el riesgo actualmente es muy bajo, al hospital le cuesta sacar y analizar la sangre, por lo que tienden a rechazar a los donadores que tienen un tatuaje dando prioridad a otros con menos riesgos. Normalmente se pide un periodo de 12 meses para poder donar sangre, ya que en ese periodo surgirían los síntomas de enfermedades como Hepatitis o VIH.

En casos extremos, como tipos de sangre raros o falta de donadores, un doctor puede tener el criterio suficiente para aceptar sangre de una persona recién tatuada, el riesgo está ahí, pero también existe el riesgo de que se resbalen en la regadera y nadie ha prohibido que la gente se bañe.

Una vez más les dejo los requisitos y recomendaciones de la Cruz Roja para poder donar sangre.

1 Respuesta

  1. silvia hernandez dice:

    Me gustaria donar sangre,pero no se si pueda.soy diabetica y si puedo donar me gustaria que me dijeran que oficina de la cruz roja me queda mas cerca vivo en lake forest ca. 92630 gracias silviA hernandez
    p.d hojala y las personas,supieran que el donar sangre es un acto de amor para las personas que la necesitan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>