Chiquitibum

¿De dónde viene la porra “Chiquitibum”?



Los mexicanos no nos caracterizamos por nuestra originalidad al momento de cantar porras en cualquier tipo de foro deportivo. Las porras que se cantan en los estadios de fútbol son, en su mayoría, importadas y adaptadas de equipos argentinos.

Tenemos algunas creaciones nacionales que me parecen nefastas y francamente no tienen ninguna lógica. Empecemos por el “Sí se puede”, que la gente corea cuando su equipo (normalmente la selección nacional) está atrás en el marcador. El problema con esta porra es que desde que se canta se asume un papel inferior al rival, en todos los partidos de todos los deportes se le puede ganar al rival, si una persona cree que su equipo no lo sabe y le tiene que gritar repetidamente “Sí se puede”, le sugiero que mejor no vaya al estadio a apoyar a su equipo.

La segunda es una que nunca he oído en un estadio, pero sí en muchos partidos de fútbol escolares o amateurs. Un grupo de personas (normalmente niñas) gritan una y otra vez “Un gol, queremos un gol”. ¿Acaso creen que no es lo que buscan ambos equipos? El fútbol se gana con goles, y ¿Quién más para querer uno que los jugadores que están en la cancha? Espero que ustedes nunca hayan cantado ninguna de las dos.

Regresando al tema del día @rok13 me preguntó hace unos días de dónde viene la porra “Chiquitibum”  y si se había creado para el anuncio de Carta Blanca. Para los que no conocen ni la porra ni el anuncio lo pueden ver a continuación acompañado un anuncio de la Ola Coca-Cola, en el mundial de México 86:

La porra no fue creada para éste anuncio y ya existía desde mucho tiempo antes. Cuenta la historia que en 1923 el América se convirtió en el primer equipo en jugar fuera de México, esto al aceptar la invitación del embajador de México en Guatemala para disputar un torneo en dicha nación. Los jugadores hicieron el viaje en tren, por lo que me imagino que les debe haber tomado un buen rato y seguramente se aburrían.

A Carlos Garcés, uno de los jugadores, se le ocurrió que (en sus propias palabras) “Debíamos tener un himno deportivo o un grito de aliento que fuera propio”, ya que en ese momento el único que se utilizaba era el “Hip, hip, hurra” (y yo que me quejo de las porras actuales). En el momento en que el tren salía de una de las estaciones Carlos analizó el ruido que hacía y lo tradujo a tres sílabas: “Si-ki-ti”, se juntó con algunos otros jugadores y entre todos crearon la borra completa: “Sikitibum, a la bim, bom, ba, América, América, ra, ra, ra”. Aparentemente el resto de las palabras no tiene ningún sentido, pero los jugadores creían que se oía bien.

Con el tiempo, como sucede con gran parte de las frases, la primera palabra evolucionó a “Chiquitibum” y la gente adaptó la porra para prácticamente cualquier equipo.

Como dato cultural, la mujer que sale en el anuncio de Carta Blanca es la española Mar Castro, que desde el momento en que apareció por primera vez en televisión nacional se convirtió en “La Chica Chiquituibum” y brincó a la fama. Al terminar el mundial participó en varias películas, telenovelas e incluso debutó como cantante, aunque nada fue tan memorable como el anuncio que la catapultó a la fama.



2 Respuestas

  1. Hector dice:

    Como dato adicional…. No se si “colgándose” del éxito del comercial, pero incluso salió un disco (de los de acetato de aquel entonces) con el tema, interpretado por un tal “Nacho Golacho”: http://img2.mlstatic.com/disco-lp-de-vinil-o-acetato-nacho-golacho-siquiti-bum_MLM-O-73617818_8650.jpg

  2. Kfso dice:

    Pocos conocen la veradera historia detrás de esta gustada o no gustada canción, y es que la realidad no puede ser más alejada de todos los comentarios que se han escrito en la Web.

    Primeramente el comercial surgió después de terminado todo un LP con canciones chuscas alusivas al hambiente futbolero.

    El interprete de nombre artístico NACHO GOLACHO en realidad es un extraordinario músico e ingeniero de grabación, su nombre real: Fernando Saucedo Hernandez, excelente guitarrista, compositor, arreglista e interprete, su calidad de trabajo en estudios de grabacion como: GRAB, Estudio 59, etc, siempre le dieron prestigio. Desde niño comenzó a tocar la guitarra y siendo adolecente ya ejecutaba cualquier tema del momento en conciertos y tardeadas.

    Pero el tema no es el amplio curriculum de esta persona, sino ¿cómo surguió el album “SIquiti Bum?

    En esas interminables noches de trabajo en el studio de grabación, siempre quedaban espacios muertos y con del mundial por venir (México 86) alguien dijo: ¿ya oyeron la canción que grabó la selección alemana (“Mécsico mi amoor”)?, debería alguien hacer algo más divertido”, y así fue cómo en el transcurso de los días se iba hablando de cituaciónes chistosas, cometarios, fraces y anecdotas futboleras. Acto seguido el ingeniero Fernando Saucedo comenzó a componer y musicalizar él solo las canciones, grabando por separado los instrumentos que él mismo ejecutaba grabandose a control remoto desde la cabina de grabación, resultado final, un sorprendente conjunto de canciones mundialistas. Lo más curioso es que Maurico Del Valle, dueño del estudio de grabación, se interesó y ofreció comercializar éste trabajo, y así pasó lo que todos sabemos, primero el comercial de Carta Blanca con Mar Castro, y después fue Televisa y el publico que solicitaron presentaciones en vivo, ya fuera Siempre en Domingo, Hoy Mismo, eventos particulares, etc. Esto fue algo inesperado, pues habia un problema: ¡no existia dicho grupo músical! Asi que se comenzó a buscar un grupo que lograra ejecutar un sonido lo más parecido a la grabación.

    Un dato curioso es que la tesitura natural de la voz de este interprete es: Bajo. Una tesitura escasa en america latina, asi que para aquellos cercanos a este músico y compositor nos pareció todo un logro y una genialidad la manera como logro disfrazar su voz con un tono bastante agudo y medio descompuesto.

    Lo triste es que, como suele pasar muchas veces, el dueño del estudio de grabación se puso listo y registró a su nombre los derechos de autor y posterirmente se los vendió a Televisa, así que de las regalías de las ventas del disco y los derechos de autor, El pobre Nacho no vió ni un peso.

    En fin, para los que tuvimos la coincidencia de ser testigos presenciales de estos hechos no nos resta mas que decir que, en sorprendente la creatividad que hay en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>