¿Cómo funcionan los Rayos-X?

Gran parte de nosotros estamos familiarizados con el uso médico de los rayos-x, aunque éstos se utilizan para muchas cosas más. Sus aplicaciones van desde la astronomía, arte e incluso la eliminación del vello corporal, aunque esto último se prohibió desde la década de los 1920′s. Su principal uso es ver los huesos de una persona sin la necesidad de abrir la piel. ¿Cómo funcionan?

Para sacar una radiografía, se coloca a una persona entre el emisor de rayos-x y una placa sensible a la radiación. Una vez colocada la persona en su lugar se disparan los rayos a través de su cuerpo, la densidad de los huesos no deja pasar la radiación y  ésta no llega a la placa de imagen. La radiación que sí logra atravesar el cuerpo la vuelve negra, de tal forma que únicamente se marcan los huesos, y en algunos casos los tejidos blancos los cuales se ven de un color gris claro.

En exceso los rayos-x pueden ser peligrosos, ya que la energía que se suministra al tejido no se reparte uniformemente y nada más se concentra en algunos átomos. Con esto se alteran las moléculas lo cual puede llevar a la alteración y mal funcionamiento de las células o incluso a su muerte. El riesgo es mínimo pero, en caso de necesitarlo ¿Preferirían que alguien les tuviera que hacer una cirugía para ver sus huesos?

 

 

Post to Twitter Post to Facebook Send Gmail Post to Reddit Post to StumbleUpon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>