¿Cómo se donan plaquetas?

Todo empezó hace poco más de un año, cuando mi papá tuvo problemas del corazón y le tuvieron que hacer una cirugía. Como es normal en estos casos nos pidieron algunos donadores de sangre, al cubrir todos los requisitos yo fui uno de ellos. En el momento en que me presenté al banco de sangre seguí la rutina de siempre: llegue con 8 horas de ayuno, sin haber tomado alcohol el día anterior, respondí el formulario en el que confiesas tu vida a un extraño y se la entregué al doctor. A diferencia del resto de las ocasiones en las que había donado sangre el doctor hizo mucho énfasis en las preguntas referentes a cómo me sentía en ese momento. Al preguntarle por qué me dijo: “Es que tú no vas a donar sangre, al ser pariente directo tú vas a donar plaquetas”.

Yo no sabía que la donación de plaquetas es independiente del tipo de sangre, cualquier persona le puede donar plaquetas a otra, pero siempre es mejor que estén relacionados directamente. Por lo cual yo era el candidato ideal.

Al inicio el proceso es similar al de donar sangre, te colocan una aguja un poco más grande en la vena del brazo derecho, aunque el tubo que tiene se divide en 3 y se conecta a una estructura de plástico mucho más complicada que la bolsa de sangre. Esta estructura se conecta a esta máquina (y sí, ese es mi brazo):

Donación-Plaquetas

El proceso no es nada simple, la máquina saca una porción de sangre, a la cual se le extraen las plaquetas en un proceso de centrifugado y después se regresa la sangre sin plaquetas al donador. Esto se repite cada 10 minutos por un tiempo aproximado de 2 horas y media. Mientras la máquina saca sangre el donador tiene que presionar repetidamente una pelotita antiestrés para mantener la presión y cuando regresa la sangre hay que dejar la mano en reposo. La donación se detiene cuando se han obtenido entre 40 y 50 mililitros de plaquetas.

En el momento en que se regresa la sangre al cuerpo se siente un ligero ardor, aunque por ahí del quinto o sexto ciclo ya siente un dolor más fuerte aunque tolerable. Mientras estuve ahí desfilaron muchos donadores de sangre que llegaban, donaban y se iban en menos de media hora, hasta que por fin pude cubrir la cuota necesaria, misma que fue utilizada para apoyar la recuperación de mi papá, quien a poco menos de un año de la operación se encuentra en gran estado físico.

Post to Twitter Post to Facebook Send Gmail Post to Reddit Post to StumbleUpon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>