En las últimas semanas la Tierra se ha acercado considerablemente a un ataque nuclear por las declaraciones de Kim Jong-un y Donald Trump. Afortunadamente éstas han ido bajando de tono, pero la amenaza sigue ahí. Los que están en mayor riesgo son los pobladores de Guam, un territorio no incorporado de Estados Unidos ubicado en el Pacífico oriental, donde se encuentran bases navales y aéreas estadounidenses, mismas que están al alcance de los misiles norcoreanos.

Para estar prevenidos, el gobierno de Guam emitió estas recomendaciones a sus pobladores. El resumen es el siguiente:

  • Ubicar los refugios más cercanos a las casas, oficinas y escuelas las cuales frecuentas. Un refugio puede ser cualquier lugar con techos y paredes gruesas que puedan mantener fuera el polvo radioactivo.
  • Si se escucha la alerta de ataque meterse a los edificios de concreto o ladrillo y permanecer ahí hasta escuchar más información. Mantenerse en interiores podría salvar tu vida, deberías considerar estar adentro al menos 24 horas después de la detonación.
  • Si estás afuera no voltees hacia la bola de fuego ya que podría dejarte ciego, cúbrete con lo que puedas y considera que la onda expansiva podría tardar hasta 30 segundos en alcanzarte después de la detonación.
  • Si estabas afuera al momento de la detonación quítate la ropa y lávate lo más pronto posible, quitarse la capa exterior de ropa puede eliminar hasta el 90% del material radioactivo.
  • Báñate con jabón y shampoo, pero no utilices acondicionador, ya que éste puede unir los elementos radioactivos a tu pelo.
  • Hay que considerar 3 criterios importantes:
    • Distancia: mientras más lejos estés de las partículas radioactivas mejor, si estás en un edificio lo mejor es estar en los pisos intermedios lejos del techo del edificio y el nivel de calle donde se acumula la mayor parte de ellas.
    • Protección: intenta estar lo más aislado posible por paredes gruesas de concreto, libros o tierra. También puedes intentar cubrir las ventanas con plástico.
    • Tiempo: la lluvia radioactiva pierde intensidad bastante rápido, dos semanas después de la detonación el nivel de radiación se reduce al 1% del original.

En muchos de nuestros países la posibilidad de un ataque nuclear es muy remota, pero más vale saber qué se tiene que hacer en caso de que uno suceda.