En México el Día de Muertos viene acompañado de muchas tradiciones, pero ninguna de ellas tan deliciosa como el pan de muerto.  ¿Cómo se origina esta delicia y por qué se asocia con los muertos?

Hay que remontarnos a inicios del siglo XVI a la llegada de los españoles a la Nueva España, cuando todavía se hacían algunos sacrificios humanos en honor a los dioses. Uno de estos rituales en particular consistía en ofrecer a una princesa a los dioses arrancándole el corazón, cubriéndolo en amaranto y mordiéndolo mientras todavía latía.

Los conquistadores horrorizados ante esta tradición buscaron la forma de darle la vuelta y reemplazaron el corazón latiente por un pan con la misma forma cubierto de azúcar pintada de rojo. Así nació el pan de muerto que fue evolucionando poco a poco hasta llegar al que conocemos actualmente.

Los elementos que tienen la mayoría de los panes de muerto son:

  • Una bola en la parte superior que tiene la intención de ser un cráneo.
  • Unas tiras que caen por los lados que significan los huesos del muerto y algunas otras personas dicen que son las lágrimas derramadas por ellos.
  • Algunas panaderías eliminan la bolita superior y solamente ponen dos tiras cruzadas formando una cruz.

Así se ve un pan de muerto típico:

pan de muerto

¿Cuál es el pan que más les gusta?


Suscríbete

Y te informaremos por correo cuando publiquemos una nueva historia.


Habla ahora o calla para siempre