Existen algunas palabras que, cuando las escuchamos, inmediatamente nos recuerdan a alguien. En mi caso cada que oigo que alguien dice barrabasada no puedo hacer más que pensar en mi madre. Era muy común escucharla decir: “Esas son puras barrabasadas” para describir algo que, a su parecer, era un conjunto de locuras. ¿Cuál es el origen del término barrabasada?

Si nos damos una vuelta por la Real Academia de la Lengua, tenemos que su significado es:

De barrabás.
1. f. coloq. Desaguisado, disparate, acción que produce gran daño o perjuicio.

Lo cual cuadra con lo que decía mi madre, es un disparate, una locura capaz de producir un gran daño. Esa misma definición nos guía hacia su origen: Barrabás. Aquellos que fuimos educados en la tradición católica lo ubicamos bien, pero para todos los demás ¿Quién fue Barrabás?

Barrabás fue un personaje bíblico, mencionado brevemente en el Nuevo Testamento, cuenta la historia que era un preso famoso por haber participado en unos disturbios donde sucedió un asesinato, su salto a la fama se daría el día de Pascua cuando era costumbre que el prefecto de la provincia romana de Judea liberara a alguno de los presos. En ese año en particular el prefecto era Poncio Pilato, quien dio a la gente la opción de liberar a alguno de los dos presos más conocidos del momento: Barrabás y Jesucristo, cuando la gente escogió al primero lo único que Pilato dijo era que el: “se lavaba las manos” y condenó a Jesús a la crucifixión.

Ese hecho sería el que, cientos de años después, deformaría el nombre de Barrabás en barrabasada y se utilizaría para describir una locura o error del tamaño de no haber liberado a Jesucristo cuando se tuvo la oportunidad.