Durante los últimos meses no se ha dejado de hablar de las próximas elecciones de los Estados Unidos, Hillary contra Trump, el mal menor contra el mal mayor. Después de debates, escándalos y análisis finalmente veremos quién gana el próximo 8 de noviembre. Hoy les contaré cómo funcionan estas elecciones ya que a diferencia de muchos países no es la mayoría de los votos la que define al ganador.

Para que uno de los dos candidatos salga victorioso tiene que ganar al menos 270 de los 538 votos del colegio electoral, mismos que se reparten entre cada uno de los 50 estados que componen la unión americana. La ley estadounidense establece que:

Cada Estado recibe el número de Electores igual al número de sus Senadores (siempre 2) más el número de Representantes (que puede cambiar cada década de acuerdo al tamaño de la población de cada Estado determinada por el Censo).

Lo cual se traduce en palabras coloquiales a que cada Estado tiene 2 votos iniciales más un número variable dependiendo de la población. Por ejemplo, California es el Estado con mayor número de habitantes (38 millones) y también mayor número de Votos Electorales (55), mientras que Estados como Vermont o Wyoming que no llegan al millón de habitantes sólo tienen 3 Votos Electorales.

Este mapa muestra la cantidad de votos por cada Estado:

Mapa Votos Electorales Elecciones Estados Unidos

Esta metodología intenta dar representación a todos los sectores de la población, sin embargo, puede causar algunos comportamientos extraños como en el año 2000 cuando ganó George W. Bush por los votos electorales, pero por los votos de la gente hubiera ganado Al Gore.

Veremos qué sucede el próximo martes, pero como diría mi abuela: “esperemos que Dios nos agarre confesados”.


Suscríbete

Y te informaremos por correo cuando publiquemos una nueva historia.


Habla ahora o calla para siempre