Cuando dos personas están en una competencia suelen retarse para calentar los ánimos. Una frase hecha muy común en este tipo de intercambios de palabras es “a ver de qué cuero salen más correas” que no es más que una forma amenazante de decir “ya verás que soy mejor que tú” o “ya verás que mi equipo es mejor que el tuyo”, dependiendo de las circunstancias. Hoy les contaré de dónde viene esta particular frase.

Empecemos por definir qué se entiende como cuero, en este caso es la piel curtida de algún animal que se utiliza con algún fin práctico, mientras que una correa es una tira de este mismo material. Dependiendo de la calidad del cuero es posible hacer las correas más delgadas manteniendo la misma resistencia, en los cueros de mala calidad las correas tienen que ser más gruesas porque si son más delgadas se rompen fácilmente, de tal forma que si comparamos entre dos cueros el de mejor calidad será el que nos permita obtener la mejor cantidad de correas.

No existe un registro exacto de cuando se utilizó por primera vez, sin embargo, es claro que surgió en el gremio de los curtidores y poco a poco se fue permeando al resto de la sociedad.