Prácticamente todos los deportes (y gran parte de los jugadores) tienen algún tipo de cábala o ritual que siguen para mantener la suerte de su lado. Por otra parte también existe el opuesto: las maldiciones. Probablemente una de las más famosas es la de la cabra que acecha a los Cachorros de Chicago desde 1945. ¿De qué se trata?

Todo empezó cuando Billy Sianis, un seguidor de los Cachorros y dueño de la Taberna Billy la Cabra, consiguió boletos para el cuarto juego de la Serie Mundial de 1945. Las cosas iban bien hasta que Billy decidió llevar como acompañante a la mascota de la taberna (evidentemente una cabra) llamada Murphy, a partir de ahí las cosas fueron cuesta abajo.

Todavía no entiendo cómo lo dejaron entrar con dicho animal, pero a la mitad del partido el resto de los asistentes se empezaron a quejar del mal olor y los elementos de seguridad le pidieron a Billy que se retirara del estadio. Enfurecido salió del estadio gritando “Them Cubs, they ain’t gonna win no more” (Esos Cachorros, ellos no ganarán más), lo cual se ha interpretado como que nunca más ganarían una Serie Mundial. La de 1945 la perdieron a pesar de irla ganando 2 juegos a 1 y no habían vuelto a llegar a una de ellas hasta 2016.

Los Cachorros han intentado deshacer esta maldición en repetidas ocasiones llevando al estadio a Sam Sianis (sobrino de Billy) con una cabra, bendiciendo el estadio e incluso algunos fans han sacrificado cabras. El primer gran paso para acabar con la maldición se dio el 22 de octubre de 2016 cuando los Cachorros ganaron su pase a la Serie Mundial por primera vez desde el incidente, curiosamente esa fecha marcaba los 46 años de la muerte de Billy.

¿Será que este año se romperá la maldición? Lo veremos en unos días.