La expresión “a toro pasado” es una frase hecha presente principalmente en el lenguaje cotidiano de las personas mayores. Hoy les contaré cuál es su origen.

Empecemos por su significado, la Real Academia Española establece el significado de esta frase como:

1. loc. adv. Después de haber perdido o dejado pasar la oportunidad.

Mientras que el Diccionario de Oxford (que apenas me estoy enterando de que también cuenta con información en español) lo define como:

Cuando ya no es momento de hacer una cosa determinada porque se conocen el resultado o las consecuencias de una acción

Creo que esta segunda definición es un poco más completa que la primera, poniéndolo en términos sencillos, al utilizar la frase a toro pasado, hablamos de algo que debió hacerse, pero cuando hubo la oportunidad no se hizo. Un ejemplo del uso de esta frase es: “A toro pasado, debimos haber considerado una segunda opinión para…”. Casi siempre va acompañada de un dejo de arrepentimiento por no haber hecho las cosas en el momento correcto.

Regresando al origen de esta expresión, tenemos que es una frase taurina muy popular en el ambiente de los toros de lidia. Hace referencia a todos aquellos movimientos, como el lance de un banderillero o el pase del capote, que se ejecutan después de que ha pasado la cabeza del toro (y sus cuernos) y ya no existe ningún peligro. Se puede considerar, hasta cierto punto, una especie de reproche hacia la supuesta cobardía del matador al no hacer los movimientos frente a la cara del toro.

Como gran parte de las frases de las que he hablado que tienen un origen en un nicho, esta frase se fue introduciendo poco a poco a otros contextos que nada tienen que ver con los toros, hasta que llegó al lenguaje coloquial de nuestros padres.