Cada año, los chiles en nogada llegan a las mesas de miles de restaurantes de todo México. Miles de personas los esperamos con ansia este platillo de la comida mexicana tradicional y, una vez que llega la temporada, comemos unos cuantos antes de que tengamos que esperar hasta el próximo año. ¿Cuál es el origen de la tradición de los chiles en nogada?

Cuenta la historia que la receta de chiles en nogada se remonta a 1821, poco después de que se consumara la Independencia de México y Agustín de Iturbide se proclamara emperador. El día de su entrada triunfal a Puebla, acompañado del Ejército Trigarante, fue el 27 de septiembre y coincidía con su cumpleaños, por eso, al día siguiente se hizo un banquete en su honor.

Las encargadas de preparar la comida fueron las Monjas Contemplativas Agustinas del Convento de Santa Mónica y, haciendo alarde de sus dotes en la cocina mexicana, planearon hacer un platillo con los tres colores de la bandera: verde de la Independencia, con el chile poblano, blanco de la religión, con la salsa de nuez de Castilla o nogada, y el rojo de la unión con los granos de la granada.

Como preparar la carne se agregaron productos de la temporada y la región, como los duraznos de Huejotzingo, la nuez de castilla de Calpan, las granadas de Tehuacán, manzanas de Zacatlán, peras de la huerta de los Padres Carmelitas y frutas secas.

Los chiles causaron tal sensación que rápidamente se hicieron conocidos en todo México, sin embargo, su preparación se limitó al centro del país y a los meses de agosto y septiembre, cuando todos sus ingredientes están disponibles.

¿Cuál es su chile en nogada favorito?