En 2015 empezó a circular por WhatsApp una mezcla entre meme y broma en la que veíamos a un hombre negro con un miembro gigantesco cuando abríamos una imagen que aparentaba ser algo totalmente diferente. Se hizo sumamente famoso después de que varios famosos cayeran en esta broma cuando transmitían en vivo en televisión, incluso se llegó a vender un disfraz de halloween con ese motivo. Se duda de la veracidad de la foto ya que el pene le llega más abajo de las rodillas. ¿Es verdadera?

Analizando la imagen no hay rastros concluyentes de que sea un fotomontaje, no existe una versión de alta resolución en la que podrían observarse los cortes a la ampliación o algún pixeleado o degradado. Así que el siguiente paso fue investigar quién era este personaje. La respuesta es impresionante, absolutamente nadie sabe quién es este hombre, hay un video parodia que lo pone como un español de nombre Jordi que vale la pena ver, pero nadie ha dado con la persona real. Algo que se antoja complicado en un mundo en el que las marcas pagarían millones por asociarse a alguien con una imagen tan popular.

Descartado el análisis de imagen y encontrar al hombre de la foto, lo único que me queda es investigar por el lado médico. Aquí la respuesta parecía ser contundente, todos los urólogos que hablan de este hombre dicen que no hay forma en la que alguien pudiera tener un pene así de grande. Todo eso cambió cuando encontré la historia de Roberto Esquivel Cabrera, un mexicano que tiene un pene descomunal de 48.2 centímetros y se dice es el que tiene el más grande del mundo, esto es mucho más que los 14 centímetros promedio.

Para Roberto, su miembro es una pesadilla y ha buscado en repetidas ocasiones ser designado como discapacitado ya que argumenta no le permite ni trabajar, tampoco le ha permitido tener una relación estable y según comenta sólo una vez logró tener una relación sexual. Si quieren ver fotos y hasta radiografías de Roberto pueden hacerlo en este artículo de la revista Cosmopolitan, aunque les advierto incluye fotos algo explícitas.

Considerando el ejemplo de Roberto podríamos creer que el caso del Negro de WhatsApp es posible, sin embargo, el hecho de que nadie en el mundo lo haya podido encontrar nos hace pensar que se trata de un fotomontaje.

¿Ustedes qué opinan?